Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
5 junio 2014 4 05 /06 /junio /2014 13:23

Son muchos los ejercicios que se pueden plantear en el marco del taller de teatro. Lo importante es saber qué se busca con cada propuesta. Un ejercicio puede ser genial e incluso superlativo e ingenioso, pero si no es pertinente o está dado fuera de contexto no sirve... porque no aporta. 

Cuando hablamos de pedagogía teatral, nos referimos a un plan previamente elaborado que debe atender las necesidades de individuos y de grupos. El mismo Constantín Stanislavski, en su libro "La preparación del actor", plantea un cambio en el desarrollo de su plan pedagógico anual al ocurrir, en el ámbito de su escuela, un accidente que se debió al manejo erróneo de la relajación muscular/ansiedad de uno de los estudiantes, en su afán por ser expresivo.

Entre estos planteos pedagógicos, últimamente tuve una experiencia, no muy grata, en el ámbito de enseñanza de uno de los considerados "capos" en materia de formación actoral, cuyo nombre me reservo de dar.

En 1º lugar, me pidieron estudiar un texto para hacer un ejercicio.

Digo, en la 1º clase que tengo el texto aprendido y no hay lugar para pasar.

En la 2º clase digo lo mismo y tampoco hay lugar... ¿Para qué me lo pidieron, entonces...?  Por otro lado, una clase que decía ser de cuatro horas y en la que el profesor llegaba 10 o 15 minutos tarde, se pasaba la primera hora hablando 45 minutos (una  hora perdida) de cuestiones relacionadas, en parte con las escenas y en parte de asociaciones que se daban en el momento -tuvieran que ver o no con el tema de las obras-.

Luego se trabajaba sobre dos escenas - quizá la parte más jugosa de la clase, quitando la cuestión de que el profesor terminaba hablando de signos del zodíaco y de cartas astrales durante, al menos, 10 minutos más un recreo de no menos de 20 o 25 minutos -. En definitiva, eran dos horas y media ( a lo sumo ) de taller, disfrazadas de cuatro. 

¿Por qué escribo ésto? Tenemos todo el derecho de decidir adónde vamos y qué hacemos con nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestra CONFIANZA. Pero yo -profesor- no tengo derecho a dañar dicha confianza. Por eso me formo contínuamente, y me DUELE cuando aquellos a quienes se les atribuye la condición de "capos" del Teatro, dañan nuestra labor. 

Es importante, cuando vayas a averiguar sobre un Taller para aprender a hacer Teatro que mires y saques tus conclusiones. No te quedes con la marca...  Gustavo Volpin, profesor de Teatro en "La Cueva de Colegiales".

Contacto:  teatrovolpin@gmail.com DSC08127.JPGDSC08131.JPGDSC08139.JPGDSC08145.JPGDSC08156.JPGDSC08160.JPGDSC08114.JPG

Compartir este post

Repost 0
Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo

Comentarios

Presentación

  • : "El Altillo de Belgrano" - Formación Actoral - Teatro.
  • "El Altillo de Belgrano" -  Formación Actoral - Teatro.
  • : Teatro - Improvisación - Trabajo con textos - Comunicación en escena - El Cuerpo y la Voz - Creatividad - Conocimiento de Sí - Desinhibición -
  • Contacto

Texto Libre

Texto Libre

Páginas