Seguir este blog
Administration Create my blog
2 marzo 2015 1 02 /03 /marzo /2015 17:03

Está, la sociedad preparada para los "aprendizajes tardíos"...? Los acepta...?

Casi todos (Por no decir todas las personas) tenemos cuestiones que aprendemos más rápidamente y otras que van quedando "en el tintero".

Cuestiones relacionadas con el manejo de las emociones; sobre el aprender a organizarse; a compartir; a quererse y a querer; sobre los límites y las estructuras; sobre las libertades expresivas; sobre las adicciones; sobre tener en cuenta a los otros; etc.

 

A medida que vamos creciendo, si no nos detenemos en nuestros aprendizajes, es posible tomar conciencia de aquellas cosas que resolvimos y de las que. aún, no. Y el asumir roles (De Teatro y de la Vida) es una herramienta vital para crecer y habilitar en nuestro cerebro, cuerpo y alma, y en nuestra vinculación nuevas experiencias.

La experiencia y la reflexión sobre ésta nos van dejando -si nos animamos a ellas- la posibilidad de buscar ser mejores. Gustavo Volpin.

Contacto: teatrovolpin@gmail.com 

 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
27 febrero 2015 5 27 /02 /febrero /2015 15:03

El docente de Teatro debe saber desarrollar una capacidad de empatía, capaz de seguir las diferentes evoluciones que presentan las personas e ir comprendiendo de qué modos ir tratando con los distintos esquemas referenciales de vida que hacen a la estructura de personalidad que presenta cada participante de las clases. No es lo mismo la disponibilidad de una persona que recién empieza a otra que ya lleva 2 o 3 años en el camino del aprendizaje teatral.

Es posible que muchos de nosotros no recordemos el esfuerzo que nos llevó aprender a ponernos de pié - cuando pequeños - o a, simplemente, atarnos los cordones de las zapatillas...

Con todos los aprendizajes sucede lo mismo: El inicio parece complicado. Pero, llegado un momento dado, comenzamos a dominar el juego. 

La mayor dificultad la presentan -quizás- las resistencias. Es posible pensar que, de haber muchas menos resistencias en las personas, tendríamos más momentos de felicidad...

¿Cuántas cosas hacemos para no lograr nuestros objetivos...? 

Para pensarlo. Un abrazo. 

Gustavo Volpin - Contacto: teatrovolpin@gmail.com 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
20 febrero 2015 5 20 /02 /febrero /2015 16:28

Aprender, mantenerse activos es buscar la salud. A veces le bajamos la cortina a lo nuevo y no tenemos idea de cuánto estamos perdiendo... 

Hay actitudes reñidas con la salud que, generalmente, están directamente relacionadas a "declararnos en incapacidad de seguir aprendiendo". 

Cuando algo se estanca, algo comienza a enfermarse.

Cuando nos mantenemos en constante aprendizaje, se puede decir que sostenemos una Conducta Terapéutica. Porque estar sanos es, en gran medida, una decisión: la decisión de cuidarse.

Gustavo Volpin, profesor de Teatro. 

Contacto: teatrovolpin@mail.com 

 

 

 

 

Conductas terapéuticas.

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
14 febrero 2015 6 14 /02 /febrero /2015 13:42

Es posible que en la Educación, la Literatura y el Teatro sean los pocos lugares en los cuales las palabras tienen peso y sentido. Y esto está dado por el escaso manejo de la emocionalidad de cantidad de personas que, en vez de encontrar los modos y canales de sublimación, escupe y agrede distorsionando el valor y sentido, en este caso, del lenguaje. Es por ésto que el Teatro (Además de las disciplina mencionadas) lleva, en sí mismo, la tarea de desarrollar y entrenar la comunicación humana. Desde la escuche de Sí y de los otros, hasta el juego de improvisación e interacción, nuestros cerebros, nuestra percepción y nuestra memoria van adquiriendo nuevas características.

Por eso el teatro no es un espacio de élite. Gustavo Volpin, profesor. Contacto: teatrovolpin@gmail.com

Ver comentarios

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
11 febrero 2015 3 11 /02 /febrero /2015 15:28

Jugando el Teatro nos puede pasar que nos encontremos con nosotros mismos y veamos que este "nosotros mismos" no es una construcción monolítica, cuya definición se reduce a decir: "Soy blanco o negro o católico o judío o musulmán o etc..."  Las religiones, las ideologías, los equipos de fútbol los hábitos alimenticios, sexuales y todos los hábitos que congregan a algunos seres humanos, separándolos de otros, no son otra cosa que trajes que nos ponemos para pertenecer, para canalizar deseos, etc.

Cuando, jugando el Teatro, nos topamos con aspectos nuestros, de esos que nos salen al cruce mostrándonos que somos capaces de enojarnos, de angustiarnos, de ofendernos, de llorar y entristecernos, de herir y ser heridos... de sentir dolor y placer... que somos capaces de sentir, esos momentos reveladores no buscados - pero si encontrados - son en sí mismos una puerta que se abre en pos de ampliar las capacidades expresivas del asistente al taller quien podrá, de seguir la ruta de trabajo que propone dicha revelación, transitar nuevos colores en su paleta expresiva e, incluso, nuevos personajes.  Para tener en cuenta. Un abrazo.

Gustavo Volpin - profesor de Teatro en La Cueva de Colegiales.

Contacto:  teatrovolpin@gmail.com 

Juego, luego existo...

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
6 febrero 2015 5 06 /02 /febrero /2015 14:38

Buenos Aires) hs a.m. Hermoso día de sol en la esquina de Juan B. Justo y Av. Santa fe (C.A.B.A.) Observo a la gente pasar, entrar al subte, cruzar la calle. Cuerpos cerrados, tensos, la mirada para abajo, rostros agobiados, ritmos acelerados, parecían huír... o que algo vital en extremo se les escapaba y corrían para alcanzarlo... Contagio, ritmo de masa, no de individuos.

Es posible que las personas, "dueñas " de estos cuerpos a los que hago mención, tuvieran escasa conciencia de los estados de saturación, tensión extrema y etc a los que se veían expuestas y, por lo tanto, nada podían hacer para cambiarlo. 

Así vivimos...

Por eso cuando, en una película, vemos a un pobre desgraciado que -desde la comedia- plantea una vida tan o más estresada de la que acabo de describir, nos reímos de él, sin comprender que -tal vez- lo que no podemos es reírnos de nosotros. O llorar por nosotros o sentir. 

Cuando, en cada clase de Teatro, comenzamos por hacer cable a tierra en el propio cuerpo, salvaguardando en la práctica nuestras capacidades de Sentir, de Reconocernos y de Ser, respiro un poco más aliviado por saber que en La Cueva de Colegiales estamos aportando a la posibilidad de mejorar la calidad de vida y de atrasar o descartar la posibilidad de convocar la enfermedad... obvio, mientras formamos artistas.  

Gustavo Volpin, profesor de Teatro en La Cueva de Colegiales. 

Contacto:  teatrovolpin@gmail.com 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
2 febrero 2015 1 02 /02 /febrero /2015 23:10

Cada persona, cada uno de nosotros, es lo que es y hace lo que vamos puede. Ni más, ni menos. 

La vida de algunos artistas puede llegar a ser una vida imperfecta, como la tuya, como la mía... Con infancias duras que han rozado lo inmoral o lo amoral o personas que han sido sobreestimuladas y sobreexigidas (Entre muchas otras opciones).

Así y todo, cuando vemos a los artistas que interpretar personajes que conmueven nuestro interior, desde bien adentro, no nos queda otra alternativa que la de reconocer el genio creador de ese artista. 

Es cierto que cada persona que asiste a una obra de teatro, cada espectador, tiene una capacidad de percibir y una serie de resistencias como cualquiera las puede tener. Y esas resistencias funcionan en la selección, tanto del espectáculo que verán, como de escuchar lo que escuchan en el momento de asistir al espectáculo. Y esta escucha será parte del comentario de "Me gustó" o "No me gustó".   Gustavo Volpin- profesor de teatro.

Contacto:  teatrovolpin@gmail.com 

 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
30 enero 2015 5 30 /01 /enero /2015 10:37

No se puede vivir sin verdad. No se puede construir sin verdad. Pero hay una diferencia básica entre criticar y decir la verdad. El verbo criticar implica, en sí mismo, "opinión, examen o juicio que se formula en relación a una situación, servicio, propuesta, persona u objeto". Es decir que a la situación, servicio, propuesta, persona u objeto se le adosa con la crítica un dicho o escrito que desplaza a la situación, servicio, propuesta, persona u objeto dada. 

La verdad, en cambio, es el hecho en sí mismo.

En Psicología Social, la función del observador que describe aquello que sus sentidos perciben sin opinar, es -quizás- una de las más difíciles tareas para una mente, como la humana, acostumbrada a emitir juicios, juicios muchas veces hambrientos de reconocimiento personal y sin que le importe el hecho en sí. 

Decir la verdad es, tal vez, una piedra basal sin la cual no es posible construir una estructura social sólida, ni vínculos permanentes, ni redes humanas. 

En nuestros talleres de Teatro se vé este aspecto en el momento de espectar y, luego, hacer una devolución de lo observado. La crítica, entendida como opinión personal, puede hacer mucho daño y, de hecho, lo hace.

           La verdad en cambio libera y ayuda a crecer. 

Gustavo Volpin - profesor de Teatro en La Cueva de Colegiales.

Contacto:  teatrovolpin@gmail.com 

 

 

 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
29 enero 2015 4 29 /01 /enero /2015 19:46

"A siempre quiso estudiar cine, pero, por h o por b, no pudo concretar su sueño. En un tiempo fué por cuidar a sus hermanos menores. Luego por estudios. Más tarde por trabajo. Un día, la razón fueron sus hijos. La cuestión es que no lograba comenzar. Ciertamente no pasaba en su vida por situaciones complicadas o delicadas. Tal vez era que sólo no lograba organizarse".

¿Por qué escribí este relato, o para qué? Para reflexionar un poco en el hecho de que - a veces - la situación que genera dificultades para concretar un deseo no están afuera, sino adentro. Culpamos a un hecho puntual que, por alguna razón, nos toma o al que le entregamos todas nuestras responsabilidades, sin ingeniárnoslas para organizarnos y darle cabida - en nuestra vida - a cosas que, de dejarlas pasar, de sólo posponerlas, se secan y se mueren.

Gustavo Volpin - profesor de Teatro en el Espacio cultural La Cueva de Colegiales. 

Contacto: teatrovolpin@gmail.com 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo
28 enero 2015 3 28 /01 /enero /2015 11:00

Protagonizar no significa competir. Protagonizar es hacerse cargo de la propia existencia y de todos los aprendizajes que el caminar la vida nos va planteando. Cada persona con la que nos encontramos y con la que compartimos 5 minutos o la vida misma es un referente importante y como tal debe ser atendido. Los vínculos nos enseñan, si estamos abiertos a aprender... 

Tal vez aprender sea enseñando o tropezando o viendo las cosas de adentro o desde afuera...

Cada momento de la belleza de vivir tiene un dato, un sentimiento, una señal... 

A veces aprendemos encerrados, preguntándonos, sintiendo, escuchándonos...  porque el aprendizaje también requiere respetar el sentir...

Pero nadie se salva a solas.

El encuentro sana. El encuentro puede contener tanto abrazos como discusiones. Pero no abuso, ni maltrato. Cuando el abuso y el maltrato tienen lugar, es porque ejercer el poder de dominar al otro ocupó el lugar de la razón del encuentro. Gustavo Volpin - profesor de teatro en La Cueva de Colegiales.

Contacto:  teatrovolpin@gmail.com 

 

Compartir este post

Published by Gustavo Volpin
Comenta este artículo

Presentación

  • : La cueva - Teatro.
  • La cueva - Teatro.
  • : El teatro puede prescindir de escenario convencional, de escenografía que lo ocupe, de texto preescrito, de toda clase de efectos y hasta del director; pero si da el paso de prescindir de la presencia viva del actor, desaparece como teatro. Es el actor, su cuerpo (que es su ser), quien hace la lectura del texto dramático literario o lo crea desde su propia fantasía: el teatro es un arte corporal, porque es en el cuerpo del actor donde aquél vive y llega al espectador.
  • Contacto

Texto Libre

Texto Libre

Páginas